viernes, 28 de octubre de 2011

USAMA BIN MUHAMMAD BIN LADIN






El 10 de diciembre de 1978 el príncipe Turki Al Faycal, quien fuese director de los servicios secretos saudíes, reclutó a Osama Bin Laden, para que se encargara de gestionar todo lo relacionado en materia económica respecto a las operaciones que la CIA estadounidense emprendería en Afganistán, con una inversión de 2.000 millones de dólares, para así lograr la caída de la Unión Soviética, que libraba una guerra en este país centroasiático. Bin Laden un hombre conocedor de la religión islámica, aplicó, junto a fundamentalistas islámicos armados, el concepto de manera práctica conocido como la Jihad, que significa guerra santa, contra los soviéticos.
Bin Laden experto de esta situación mediante la CIA, comienza en diciembre de 1979, una movilización de sus adeptos, al ver que tropas soviéticas estaban invadiendo a Afganistán[1] y, a partir de ese momento se proclama en todo el mundo una guerra santa. Esta grandiosa  estrategia desarrollada por Bin Laden, le muestra a los Estados Unidos como se podía incursionar en estos espacios sin tener que caer en confrontaciones de otra naturaleza en estas naciones, es decir, que si había irrupción de forma directa y sin justificación religiosa, pues no se lograría tener los resultados deseados. Se mostró ante el mundo que la situación del Medio Oriente, corría un gran riesgo de imponerse otra tendencia religiosa y en consecuencia el socialismo soviético que detestaban los norteamericanos.
Bin Laden sólo era un importante “conejillo de india”, para los Estados Unidos durante ésta guerra, porque conocían de este tipo de cultura religiosa practicada en el Medio Oriente, y desde allí precisan con buenos ojos éste camino para lograr imponer su guerra no convencional desde terceros y con una perspectiva distinta. Estados Unidos buscaba un poderío político, social y principalmente el militar, que serviría de advertencia para otras naciones que intentaran imponerse o retarlos.

La manipulación desde los Estado Unidos, ante Bin Laden fue tan grande que logró que árabes y musulmanes se aliaran de forma voluntaria al lado de afganos que enfrentarían a las tropas soviéticas. En realidad era todo un show “sociopolítico”, que mostraba ante el mundo, una ex Unión de República Socialista Soviética (URSS) muy perversa y diabólica por su modelo político socialista aplicado a estos pueblos. Desde esta mirada los Estados Unidos, proyectaba ante el mundo, mediante los aliados medios de información internacionales, una imagen de una entidad benévola ante los pueblos más desfavorecidos. Fue una imagen que se fue importando por todo el mundo en aquel tiempo histórico y Bin Laden –de manera indirecta- contribuía para que la sociedad aceptara que el único que podía salvar a la sociedad del socialismo soviético, eran los Estados Unidos. Las ansias de poder imperial y control del planeta de esta nación, veía con recelo la primacía creciente –en aquel momento- que demostraba la unión soviética y, por ello Bin Laden y sus aliados árabes y musulmanes, como los entes que pondrían freno, no solo a la penetración en Afganistán, sino también hacer ver ante el mundo, la maldad de la nación soviética que debía caer o desintegrarse. Hubo un gran apoyo con rebeldes de Arabia Saudita y Pakistán, logrando la Mujahideen “guerreros santos”, quienes logran la caída del Muro de Berlín en febrero de 1989.

La manipulación hecha por Bin Laden y el poder militar norteamericano a los rebeldes afganos, provocó un sentimiento al creerse los “guerreros santos” pensando que habían obtenido una victoria para ellos, dándole gracias a Alá y al Islam, situación que en verdad era una mentira, porque los Estado Unidos, pretendían era imponer su poderío militar frenando la expansión de la unión soviética. Bin Laden y sus mercenarios fueron burlados por los mismos entes que los comandaban, porque la pretensión final de Norteamérica era reservar estas tierras para su futura crisis –que hoy vive-  
Luego de “la victoria que Bin Laden y los rebeldes logran” con el apoyo norteamericano, reclamó en su favor y sus ideas, un apoyo económico destinado a alargar esta “guerra santa”, para la recluta de soldados y su entrenamiento, porque creía que de esta manera la historia se podría cambiar, así como ocurrió al ver que la unión soviética había caído. Bin Laden viejo militar de origen islámico, había sido engañado por los Estados Unidos[2]  y, ni siquiera Arabia Saudita y menos Pakistán que antes los habían apoyado, pensaron que esto se revertiría, es decir, que lo subestimaron. Para Bin Laden la derrota de la unión soviética, viene a motivarlo para seguir la guerra santa por todo el mundo.

Lo interesante de todo es que miembros del grupo radical egipcio -Al - Jihad al-Islami, como fue Ayman al-Zawahiri (1951 -), participante del asesinato del Presidente Anwar el-Sadat (1918-1981) de Egipto en 1981- creen en los ideales de Bin Laden y se unen su causa, declarándose a favor de su gesta llamada luego por los mismo Norteamericanos y las cadenas informativas como “terrorismo”. Bin Laden y los miembros del grupo egipcio antes referido, aceptaron la manifestación rebelde como única vía por la cual podían lograrse recursos económicos para la “guerra Santa”, situación que luego de alcanzado el objetivo, rechazó los Estado Unidos. 

Norteamérica lo que mayormente le interesaba era logar la caída de la unión soviética y principalmente, evitar que estos espacios geográficos fueran tomados por la extinta nación socialista. Desde esta confrontación se logró crear en el mundo un temor y rechazo al socialismo y que se aceptara el capitalismo. El temor que desde distintos medios e instituciones afines a los Estados Unidos y la iglesia católica, sirvió para rechazar la política de los rusos que intentaban fundar un régimen laico (no religioso) en el país musulmán de Afganistán. Los Estados Unidos, le interesaba era derribar a todos los enemigos fuertes y que lo combatían para que al momento de de incursionar sobre otra nación, no hubiese rechazo de la ONU, UNESCO, OEA y otras organizaciones porque implicaría llevar una guerra y, como es bien sabido, el gasto militar en esta nación es opulento en todo el mundo y debía frenarse, ya que la crisis capitalista estaba en pico de zamuro –a punto de reventar-.
Con estas pequeñas razones bastante increíbles pero ciertas, se puede entender porque los Estados Unidos protegió en su momento a Bin Laden (1957- ), si era guerrillero combatiente y hombre de fuerte palabra entre sus aliados rebeldes que combatieron durante la guerra contra la unión soviética, pues Bin Laden para los Estados Unidos, fue el mercenario perfecto porque así los militares de la nación norteamericana no tendría que ordenar o delegar acciones de manera directa, sino a través de Bin Laden.

En los años 90, cuando la crisis capitalista imperial del mundo obligaba a las naciones a asumir el neoliberalismo, se observaba de manera infinita las posibles soluciones. Frente a esto que se llama invasión imperial, Bin Laden, pregona entre los suyos –y al resto del mundo la intromisión norteamericana- la cual era una irrupción a la tierra santa del Islam en Arabia. Los Estados Unidos eran los mismos enemigos, por cuanto solo querían era proteger las riquezas foráneas para cuando llegara el momento de tomarlas, no tener a fuertes combatientes.
Para que Bin Laden, fuese rechazado en cualquier lugar del mundo, los Estados Unidos y países europeos aliados de esta nación, mediante una campaña “informativa” crean una mala imagen y la de sus ideales, calificándolo de ser terrorista, lo cual implicaba una gran preocupación para toda la seguridad del mundo, principalmente los intereses de estas naciones capitalistas. Fue tanto que Arabia Saudita en 1994 le retiró la ciudadanía sadí; más tarde en Sudán (1996), debió huir pronto a Afganistán, por la presión internacional contraria a sus ideales, pero el régimen talibán lo aceptó. Según investigaciones en Afganistán, Bin Laden con nuevos campos de entrenamiento y reclutas de todo el mundo, adopta el nombre para su organización, de Al Qaeda tomada del libro del Corán. Lo cierto de todo es que la ideología de Al Qaeda, difiere generalmente de la interpretación normal y mayoritaria que se lea da a los textos de El Corán. En 1998, Bin Laden reitera la convocatoria en nombre de la religión musulmana, bajo el nombre del Frente islámico Internacional, llamando a una Yihad no solo contra los militares estadounidenses sino civiles de ese mismo país y judíos, porque se percató de la traición que los Estados Unidos le había hecho.
Bin Laden se considera un “fatua” o intérprete de la ley y, desde esta concepción el interpretaba este libro. La expresión “Al Qaeda” -profesa la religión  Jihad (Yihad) también conocida como “guerra santa, practicante de la “Fe del Islam”, refiere algo así, como “la base”, es decir, una organización de origen árabe de proyección internacional y terrorista. Éste ultimo termino de terrorista, fue una definición de carácter denigrante y peyorativa muy elaborada gracias a las “agencias internacionales de información” que viciadas de intereses al gobierno norteamericano, la calificaron así[3]. Estas son algunas de las razones que “justifica” este grupo para imponer en el mundo una religión que desvincule a la sociedad occidental del disfrazado liberalismo, que no es otra cosa que la usurpación de ideologías y paradigmas contrarios a los profesados por el Islam.
Esta tesis Norteamérica que alega la existencia de Al Qaeda, pues ha servido de puerta y enlace bélico para invadir las tierras del Medio Oriente, por considerar que tal grupo se convierte en una amenaza para el mundo, una gran mentira porque francamente lo que buscan es la penetración llamada por ellos como “ guerra preventiva” mediante la instalación de bases militares y la movilización de tropas a distintos y estratégicos lugares de la geografía mundial y, de ésta manera, comenzar en estas naciones un nuevo proceso cultural con la llamada “democracia”. Adam Curtis en un documental titulado “El Poder de las Pesadillas” revela que tal red terrorista no existe, que solo es un invento de los Estados Unidos para justificar la invasión a estas  naciones[4]. El tamaño que Al Qaeda posee a nivel mundial, ha sido el resultado de la magnificación hecha por los distintos “medios de comunicación” y la misma industria cinematográfica de Hollywood, aliados de los Estados Unidos y Europa. Se puede estimar, que son tantos, como lo manifiestan los medios, pero pudieran ser unos pocos, o nada. Las especulaciones relucen de forma significativa, porque el cine norteamericano, la televisión y el video, han hecho que Al Qaeda, sea tan grande y tan mala como los mismos Estados Unidos. Incluso si hacemos un poco de historia reciente, Al Qaeda se hizo famoso por los “atentados del 2001. Según los “medios de información” como CNN, el 11 de septiembre del 2001”, los miembros de este grupo terrorista, secuestraron cuatro aviones en los Estados Unidos, y todo el cuento que ya ustedes saben[5]. Esta es la versión norteamericana la cual sirvió para que las empresas cinematográficas de hollywood, crearan guiones y elaborar películas para seguir difundiendo mediante este medio lo horrendo de Al Qaeda.
De acuerdo con investigaciones de carácter riguroso y científico, han podido precisar que tanto los aviones que se estrellaron con las torres gemelas, el pentágono y en Pensilvania, fue una maniobra norteamericana, cuyo propósito fue acelerar la intromisión e injerencia en las naciones más prominentes en recursos minerales en el mundo y, en consecuencia apoderarse de estas, lo cual le permitiría poder afrontar la crisis de la “religión capitalista” que hoy sufre los embates sociales y de la misma naturaleza.
Detrás de todo esto, Al Qaeda es entonces una creación del gobierno de Estado Unidos, con el fin de poder lograr el apoyo de otras naciones con los mismos intereses capitalistas; también se desprende otra posible tesis, acerca de que los Estados Unidos ha sido el creador de todos estos videos, donde los grupos terroristas –así calificados por ellos- se les “manifestaban o revelaban”, es decir, que ellos crearon todo esta estructura de –supuesta- “información” a través de los distintos “medios de comunicación” algo que se califica de mentira, pero, de esta manera los Estados Unidos ha podido gestionar ante el congreso y demás instancias político militares de esta nación y otros países, la aprobación de recursos y apoyo de otras naciones para aflorar invasiones a otros estados ricos en recursos naturales como el medio oriente, caso reciente el de Libia.  

Bin Laden, pudo constatar que había sido usado y desechado por los norteamericanos, quienes creyeron que no sería peligroso. Sin embargo, él conocía mucha información sobre los norteamericanos, en torno a la guerra en Afganistán y la CIA. Bin Laden al ver que las tierras que él defendió con todas sus ganas para mantener una independencia e injerencia de otras naciones poderosas, era solo una farsa, porque veía como los Estados Unidos, debido a la guerra del golfo pérsico contra Irak, ya estaba instaurando bases militares británicas en territorio de Arabia Saudita. A raíz de este conflicto bélico internacional auspiciado por los Estados Unidos, buscando apoderarse del petróleo en Irak, Bin Laden emitió la primera interpretación del Corán, donde revela a los Estados Unidos como el enemigo a vencer e insta a los musulmanes de Norteamérica a asesinar militares de ese país. 

El temor de Estados Unidos a Bin Laden no era por ser un terrorista como ellos lo llaman, era principalmente porque él, quien había sido ente de la CIA, conocía mucho sobre la actuación de tal instancia de inteligencia norteamericana y de la actuación del poder militar durante ésta guerra y, por supuesto no les convenía a Estados Unidos que se conociera esta realidad.
Desde entonces el conflicto-tesis que inicialmente fue visto como un apoyó proporcionado por los Estados Unidos a los afganos para impedir la invasión rusa, se precipita, ya que con ojos abiertos, se aprecia que las intenciones de Norteamérica, no había sido esa, fue un “apoyo”, destinado a resguardar para el futuro las riquezas de estas tierras y para satisfacer sus necesidades comerciales más adelante.
Esto ha sido –y será- una lucha de tendencias, que aunque actualmente no esté en la palestra periodística de las agencias internacionales de “información” pues sigue ahí. El conflicto bélico desarrollado por Estado Unidos y ahora la OTAN, se acelera ya que la desigualdad social en todo el planeta se acrecienta y, estos que se creen dueños del mundo, ahora están desesperados por ampliar su poderío en estas tierras donde las riquezas minerales del mundo abundan.  

Tanto el Islam –forma de gobierno sustentada en los libros del Corán y el Edith-  como también el capitalismo –política imperialista de carácter vertical que busca mediante guerras posesionarse de riquezas de otras latitudes- son tendencias radicalmente opuestas. La primera bajo preceptos religiosos busca “transformar al mundo”; la segunda mediante discursos guerreritas e injerencista y atemorizadores, basados –diría yo- como una nueva forma de religión, buscan que el mundo “adore” a los Estados Unidos, ya que son quienes poseen un poderío inmenso -fruto de la usurpación de recursos de otras naciones más pobres-./
Benedicta Sánchez

 Notas:

[1]Chossudovsky Michel (23/09/2001). Osama Bin Laden: Un guerrero de la CIA. Centro de investigaciones sobre globalización. Tomado de: http://www.globalresearch.ca/articles/CHO109G.html
[2]Como la CIA entrenó a Osama bin Laden (14/10/2001). Socialist Worker. Pág. 2. Tomado de: http://socialistworker.org/Obrero/002/02_OsamaBinLaden.shtml  
[3]La historia de Al Qaeda y la vida de Osama Bin Laden. (Citado el 26/10/2011) tomado de: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/12223464/La-historia-de-Al-Qaeda-y-de-la-vida-de-Osama-Bin-Laden.html  
[4]Dornbierer Manú (31/05/2005). La red terrorista Al Qaeda de Bin Laden no existe. Red Voltaire. Tomado de: www.voltairenet.org/a125341
[5]Los atentados del 11 de septiembre de 2001 (31/08/2010).  Tomado de: http://www.salonhogar.net/11_Septiembre/indice.htm


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total